La sanidad privada se afianza como un apoyo vital